Porteros

Porteros. Guardametas, arqueros, guardarredes, cancerberos o, la muy sonora y sudamericana, goleros. Gente rara. Gente que vive de destrozar los sueños ajenos, de impedir hazañas y de frustrar cualquier intento de alcanzar la gloria. Seres solitarios, que disfrutan en la soledad y el silencio y se enervan entre las multitudes y los focos. La atención siempre lo más alejada posible de su figura, y gracias.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
El portero es un personaje tan extraño dentro de un campo de fútbol que no viste camiseta, como el resto. El portero viste jersey. Discreto y sobrio o estrambótico y chillón, pero jersey. Antes de que las marcas deportivas decidiesen uniformar a los porteros de sus equipos y estandarizarlos a todos vistiéndolos con un mismo patrón, el diseño y el colorido del jersey de un determinado guardameta te ayudaba a saber un poco más sobre su personalidad y su estilo bajo los palos. El habitual azul cielo de Oliver Kahn chocaba frontalmente con los disparatados diseños de muchos porteros sudamericanos. Algún motivo, más allá del meramente estilístico, habría.

El portero parece que no es amigo de nadie, ni siquiera de sus propios compañeros. Si tiene que echarte una bronca con la que te haga temblar hasta los calzoncillos te la va a echar. No hay miramientos, no hay condescendencia si le dejas vendido a su suerte. Curiosamente, la posición en la que más destacan las individualidades y las actuaciones personalísimas es la que más firme se aferra al sentido de la colectividad del juego. Pero en realidad, por mucho que la historia siempre termine dibujándolo como un ogro, tener un amigo portero es tener un tesoro. Un preciado salvoconducto gracias al cual te libras de colocarte bajo palos en las pachangas de los jueves. Ahí está él, dispuesto a aburrirse, dispuesto a no tocar el balón, dispuesto incluso a jugarse el físico si es necesario, y no hay ni que convencerle. Lo hace encantado, ante el asombro y el estupor de todos las ‘personas normales’ que forman el resto del equipo.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Muy especial tiene que ser un guardameta para acabar siendo ídolo de infantes. En mis tiempos, Arconada. Actualmente, Casillas. Lo siento pero no me salen más. Los niños no quieren ser porteros porque los porteros no ganan balones de oro y, salvo que estén en el foco de una campaña mediática, no ocupan portadas ni noticieros. Porque casi nunca se habla de lo que acertó un portero, sino de lo que falló un delantero. Todo por demonizarlos un poco más. Por hacerlos más raros de lo que ya son. Quizá tú, que estás leyendo esto, seas uno de ellos. Seguro que sabes bien de lo que te estoy hablando.

En el inmenso catálogo de Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol, puedes encontrar cerca de mil quinientos modelos diferentes de jerseys de portero de todo el mundo.