Juventus 0 Madrid 3

Comenzó el partido y, un par de minutos después, el 0-1. Con el transcurrir del reloj, me pareció ver otra vez al Real Madrid de Septiembre-Diciembre. Es como si la Final de Cardiff hubiese quedado 5-1, y el partido de ayer comenzase en el minuto 3. Esa fue la impresión que me dio la hora de fútbol que transcurrió desde el 0-1 hasta el 0-2. 

El gol del único jugador del planeta que he visto que pueda cazar de chilena un balón que estaba colgado a casi dos metros y medio no puede -sí puede en realidad, pero no debe- enturbiar el partido que hizo ayer el equipo italiano. Durante 1 hora de partido fue, para mí, claramente superior al Real Madrid. Y la clave estuvo en los laterales blancos. El ‘2’ y el ’12’ no pueden estar arriba, deben llegar o aparecer. Como en esos 60 minutos, Carvajal y Marcelo estaban siempre arriba, hubo veces en las que tuve la impresión de que Modric y Kroos habían cambiado sus funciones en el Madrid y habían pasado a ser laterales, lentos, sin oficio en la zona y en terrenos poco conocidos para ellos. La verdad, no me gustó el equipo blanco. 
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Menos me gustó Isco. Me gustaría ver unas estadísticas de los balones que tocó en los últimos 25 minutos de la primera parte. No apareción en mi televisor. No se dejaba ver. Y con Marcelo marcado por sí mismo al esperar recibir tan arriba, Modric desubicado por la cercanía de la cal, Benzemá bastante perdido y Alarcón sin entrar en escena, vimos a un Khedira que hizo un gran partido y un Betancur que parecía llevar jugando a esto de la Champions un porrón de ediciones. Eso se tradujo en que Dybala hiciera de las suyas cerca del área blanca. Solo Ramos (disfrazado ayer de Helguera) pudo taponar -que no parar- los tiros del crack argentino. 
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Particularmente, vi mucho mejor la Juventus que el Real Madrid. Pero claro, llega la expulsión de Dybala, el fallo de Chiellini-Buffon y la chilena de Cristiano y emergen como un tsunami en nuestra memoria y el recuerdo de lo que pudo ocurrir en el partido. Y no podemos caer en esa tentación. Justo al acabar el partido sentí que había visto parte de la historia de este deporte. Pero como mi dualidad mental es así, también me evocó al momento en que otro Ronaldo, Nazario y brasileño, hizo algo parecido en unos cuartos de Final de Champions en Old Trafford… 

La historia acabó con el Madrid eliminado en semifinales porque no se analizó que aquél equipo, a nivel defensivo tenía una portería que parecía el arco iris; y todo el mundo se quedó con la exhibición del 9 blanco y los aplausos ingleses. Es que ni siquiera nadie habló de que ese partido lo perdió el Madrid. 

Termino diciendo que no creo que Benzema e Isco deban compartir más alineación en el Real Madrid en lo que les queda de deportistas profesionales. Me da que uno le hace un daño tremendo al otro y que es el conjunto el que lo sufre. Ni Cristiano puede solucionar eso.

Asensio no es como Benzema

A Marco Asensio, Isco Alarcón le gusta demasiado. Le encanta su fútbol, quizá lo vea como un espejo personal y en cierto modo imita algunos de sus comportamientos. Y aunque eso está muy bien y en determinadas fases de los encuentros deriva en un espectáculo visual de puro lujo, por norma, cuando coincide en el campo con el propio Isco, resulta un obstáculo para el equilibrio del Real Madrid.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Muchas de las veces en que los dos mayores talentos nacionales nacidos en los 90 comparten escenario vestidos de blanco, Marco Asensio forma parte de la doble punta con un miembro de la BBC. Considerando que con Cristiano Ronaldo disponible su titularidad no está en duda, con el portugués. Y por consiguiente, las tareas que se le atribuyen están ligadas a la continuidad del fútbol blanco pero a partir de la profundidad. Profundidad en el sentido que él mismo quiera propinarle. Gareth Bale la consigue abriéndose al costado y ganando línea de fondo; mientras que Karim Benzema -con quien mejor funciona el sistema-, la alcanza recibiendo entre líneas a espalda de los mediocentros rivales. La clave reside en ofrecer un vértice superior -el más alto- para la posesión de Kroos,

Modric e Isco. También en asistir a Cristiano Ronaldo de una forma u otra, pero sobre todo, es cuestión de poder recibir un pase arriba, pausar para atraer y luego devolverlo a la medular para ponerla de cara -con el consiguiente doble giro del bloque defensivo contrario-.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
No se trata de una casualidad que los partidos de Marco Asensio, salvo destacadas excepciones como la del Madrid 2-Valencia 2, sean descendentes. O sea, empieza pletórico y acaba más diluido. En parte, se debe a que sus comienzos se caracterizan por una movilidad especial que, como se apuntó, recuerda a la de Isco. Y al Real, al menos en cuanto a aspecto, le sienta bien porque Asensio comparte con Kroos, Modric e Isco el rasgo que permite a los blancos construir el sistema invisible: no pierde el balón a menos que quiera. Y esa mezcla inteligente -porque además saben cómo moverse- anexionada a la celestial calidad técnica que les define dota al equipo de un control sobre el encuentro que no escapa al ojo del espectador.
Pero a partir de un equilibrio muy forzado que depende de una ligereza de ideas y una precisión técnica fuera de lo común. En síntesis, de una inspiración y una energía muy difíciles de mantener durante 90 minutos. Al no haber vértice superior para la posesión, el adversario puede asumir riesgos baratos en sus presiones o achiques que van minando la fluidez de los de Zidane hasta arribar al punto de espesarlos.

Por suerte para el francés, lo de Marco Asensio es una cuestión de chip. No tiene ninguna tara en su repertorio que le imposibilite esperar arriba y emerger a espaldas de la línea de presión en vez de, como hace, bajar a recibir y doblar tareas con Isco. Y comprender esta vicisitud es lo primero que debe hacer el joven mallorquín para experimentar un nuevo salto de nivel.

Asensio no es como Benzema

A Marco Asensio, Isco Alarcón le gusta demasiado. Le encanta su fútbol, quizá lo vea como un espejo personal y en cierto modo imita algunos de sus comportamientos. Y aunque eso está muy bien y en determinadas fases de los encuentros deriva en un espectáculo visual de puro lujo, por norma, cuando coincide en el campo con el propio Isco, resulta un obstáculo para el equilibrio del Real Madrid.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Muchas de las veces en que los dos mayores talentos nacionales nacidos en los 90 comparten escenario vestidos de blanco, Marco Asensio forma parte de la doble punta con un miembro de la BBC. Considerando que con Cristiano Ronaldo disponible su titularidad no está en duda, con el portugués. Y por consiguiente, las tareas que se le atribuyen están ligadas a la continuidad del fútbol blanco pero a partir de la profundidad. Profundidad en el sentido que él mismo quiera propinarle. Gareth Bale la consigue abriéndose al costado y ganando línea de fondo; mientras que Karim Benzema -con quien mejor funciona el sistema-, la alcanza recibiendo entre líneas a espalda de los mediocentros rivales. La clave reside en ofrecer un vértice superior -el más alto- para la posesión de Kroos,

Modric e Isco. También en asistir a Cristiano Ronaldo de una forma u otra, pero sobre todo, es cuestión de poder recibir un pase arriba, pausar para atraer y luego devolverlo a la medular para ponerla de cara -con el consiguiente doble giro del bloque defensivo contrario-.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
No se trata de una casualidad que los partidos de Marco Asensio, salvo destacadas excepciones como la del Madrid 2-Valencia 2, sean descendentes. O sea, empieza pletórico y acaba más diluido. En parte, se debe a que sus comienzos se caracterizan por una movilidad especial que, como se apuntó, recuerda a la de Isco. Y al Real, al menos en cuanto a aspecto, le sienta bien porque Asensio comparte con Kroos, Modric e Isco el rasgo que permite a los blancos construir el sistema invisible: no pierde el balón a menos que quiera. Y esa mezcla inteligente -porque además saben cómo moverse- anexionada a la celestial calidad técnica que les define dota al equipo de un control sobre el encuentro que no escapa al ojo del espectador.
Pero a partir de un equilibrio muy forzado que depende de una ligereza de ideas y una precisión técnica fuera de lo común. En síntesis, de una inspiración y una energía muy difíciles de mantener durante 90 minutos. Al no haber vértice superior para la posesión, el adversario puede asumir riesgos baratos en sus presiones o achiques que van minando la fluidez de los de Zidane hasta arribar al punto de espesarlos.

Por suerte para el francés, lo de Marco Asensio es una cuestión de chip. No tiene ninguna tara en su repertorio que le imposibilite esperar arriba y emerger a espaldas de la línea de presión en vez de, como hace, bajar a recibir y doblar tareas con Isco. Y comprender esta vicisitud es lo primero que debe hacer el joven mallorquín para experimentar un nuevo salto de nivel.

Un Rombo Nuevo

El debut de Javi Calleja en Liga al frente del Villarreal, como ya adelantó en su duelo ante el Maccabi Tel Aviv, trajo consigo mucho más que los tres goles de su delantero, Cedric Bakambu. El técnico español debutó en Liga española con un nuevo sistema que deja mucho para el debate y que puede reorientar la importancia de sus mejores jugadores. Ante el Éibar de Mendilíbar, los de Castellón vieron a dos figuras concretas siendo muy potenciadas. Y es que, siendo un sistema, el 4-4-2 en rombo, ciertamente especial a nivel posicional, algunos de sus futbolistas parecen encajar con las particularidades de los espacios que les son otorgados.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
En dicho rombo, en el que Rodri ejerce ‘5’, Calleja dio los interiores a Samu Castello -derecho- y Manu Trigueros -izquierdo-. Además, Fornals fue el mediapunta y Sansone actuó como segundo punta por detrás del goleador Bakambu. En esta disposición, el exmalaguista y la móvil punta italiana parecieron jugar como si hubieran crecido en él. Para Calleja, el partido de Pablo fue la clave del sistema.

Javi Calleja: “La idea es tener el balón con sentido, creando superioridad en el centro del campo. Creo que Pablo ha interpretado muy bien esa posición, porque requiere de encontrar espacios para poder conectar con él y jugar en campo contrario y después, sin balón, ha hecho un trabajo muy inteligente; ha sido alguien importantísimo hoy ahí, casi todo el peso ofensivo recaía en él y siempre creábamos peligro”.
Fornals, que venía de ocupar una de las bandas en las ideas de Escribá, sintió como un regalo poder jugar por el centro. Su talento parece encontrar mucha comodidad en zonas centrales, jugando de cara o de espaldas, apoyando a los mediocentros o rompiendo a portería, cayendo a los costados o asistiendo los movimiento más verticales de los puntas. Para ello, el rendimiento de Nicola Sansone complementó a la perfección este primer Fornals.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
De Sansone sorprendió en sus primeros meses en España su pegada frente a portería tanto como su insistencia y actividad para mover a la zaga rival. Su gran valor era no permanecer quieto, mostrar un nervio enormemente útil que agradecía los ataques rápidos pero continuados. Para ambos, atacar arriba no es un problema, sino una necesidad. Con un 60% de posesión y con Fornals como tercer hombre en la presión, el Éibar se vio muy sorprendido y desconectado.

La figura que quedó algo más descolgada fue la de Samu Castillejo, principalmente en las transiciones, tanto en ataque como en defensa. Sin tiempo para aclimatarse, seguramente sea el momento del juego donde más deba trabajar Calleja para armar una contra y encontrar en Castillejo al hombre desequilibrante que iniciaba las ventajas más individuales. Puede estar gestándose una nueva realidad en la que todos puedan integrarse. En posicional, con lo laterales arriba y cuatro hombres por dentro, Castillejo parte menos de banda. El primer rombo amarillo, por lo pronto, trajo nuevas preguntas.
Nicola Sansone se encontró muy cómodo en este nuevo sistema.

Una generación consagrada

Es habitual mirar con cierta condescendencia a nuestras selecciones inferiores. No importa demasiado lo que hagan ni los resultados que obtengan porque no se entienden como algo definitivo, sino simplemente como una premonición o advertencia de lo que en un futuro cercano está por llegar en la absoluta.. Pero esa permisividad, fruto por un lado de la falta de interés y, por otro, de la confianza en que el margen de mejora de futbolistas que apenas han sobrepasado la veintena sea lo suficientemente amplio como para redireccionar sus pobres rendimientos, desaparece en determinadas ocasiones. La expectación levantada por algunas generaciones cada cierto tiempo vence a la habitual intrascendencia que suele rodear a los torneos de categorías inferiores. Y no puede ser de otro modo cuando todos los integrantes del once tipo de una selección de categorías inferiores son jugadores decisivos, o al menos indiscutibles, en sus respectivos equipos. No tengo el recuerdo de una selección sub lo que fuese en la que su once titular habitual estuviese formado por jugadores que llegasen a la convocatoria siendo tan decisivos en sus equipos de origen.
Kepa Arrizabalaga ha compartido titularidad en la pasada temporada en la portería del Athletic con Gorka Iraizoz, pero dicho reparto de minutos estuvo más justificado por hacer más progresiva la aclimatación del meta de Ondárroa a la máxima categoría que por rendimiento real bajo palos. Nadie duda de que la portería de San Mamés será suya a partir de la próxima campaña. Ya ha sido citado por Lopetegui.
Hector Bellerín, que ya ha debutado con la selección absoluta, lleva ya dos años siendo dueño y señor del lateral derecho del Arsenal. Su excelente rendimiento en Inglaterra le ha colocado como objeto de deseo del FC Barcelona, de donde ya saliese destino Londres con apenas dieciséis años, para reforzar una de las posiciones más débiles de su plantilla.
Jorge Meré, con veinte años recién cumplidos, ha sido el líder de la defensa del Sporting en la temporada recientemente terminada. Habitual de todas las selecciones inferiores, su futuro parece que está lejos del Principado. Valencia y Málaga ya llaman a su puerta con insistencia.
Jesús Vallejo, del 97 como Meré, llamó la atención del Real Madrid cuando aún era juvenil y comenzaba a despuntar en La Romareda. Una primera temporada cedido en el Zaragoza y una segunda haciendo méritos en la Bundesliga y siendo uno de los defensores más destacados en el Eintracht han sido suficientes para que Zidane se plantee su incorporación a la plantilla del campeón de Europa.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Jonny, uno de los veteranos del equipo de Celades, acumula ya tres tres temporadas y media como lateral izquierdo indiscutible en el Celta. Su experiencia al máximo nivel está más que acreditada y tras su excelente rendimiento en Balaídos ya hay varios clubes españoles y de otros países de Europa interesados en sus servicios.
Saúl Ñíguez es, probablemente, el jugador más resolutivo de esta selección que compite en Polonia y absolutamente decisivo en los planes de Simeone en el Atleti. Es ya, a sus veintidós años, un jugador consagrado en la Champions y un futbolista por el que cualquier gigante de Europa estaría dispuesto a pujar. Su partido de semifinales ante Italia será de los que se recuerden con el paso del tiempo.
Marcos Llorente, capital esta temporada en el excepcional rendimiento del Alavés finalista de Copa. Ha necesitado sentirse importante en su equipo para despegar definitivamente hacia aquello que ya apuntaba desde tiempo atrás. Tal es su momento, que a nadie le extrañaría que el Madrid apostase por incorporarlo definitivamente a filas.
Dani Ceballos es pura fantasía con el balón en los pies. El centrocampista bético pasó unos meses complicados mientras Poyet estuvo de inquilino en el banquillo verdiblanco, pero el cambio de entrenador supuso un repunte en su progresión. Con la tranquilidad de saberse capital en la selección, su rendimiento en Polonia está siendo sobresaliente. Tanto, que ya suena como posible sustituto de Luka Modric en el Bernabéu.
Marco Asensio llegó a este europeo siendo ya un jugador intocable, dentro de su rol de meritorio, en todo un Real Madrid. Su proyección ha sido intachable durante toda la temporada, hasta el punto de acabar coronándose como goleador en la final de Cardiff. Uno de los más evidentes pilares del Madrid que está por venir.
Sandro apenas tiene veintiún años, pero parece que lleva un lustro compitiendo en la elite. Después de ver como las puertas se le cerraban en el Camp Nou ante la abrumadora competencia en su puesto, Málaga fue la estación de su redención. Su final de temporada, tras un comienzo algo dubitativo, ha sido superlativo. Goleador y, sobre todo, creador de ocasiones. Es ya pieza codiciada en el mercado.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Gerard Deulofeu es ya el jugador español con más partidos acumulados en la historia de la selección sub 21. Tiene muchos kilómetros recorridos y en equipos de muy diversa índole. Barcelona, Everton, Sevilla, Milan… Pocos jugadores de este torneo, por no decir ninguno, acumulan la experiencia en la más alta competición del atacante de Riudarenes. Importante en el Milan, se especula con su vuelta a Can Barça desde hace meses.
Como el combinado de la cita de Israel en 2013 (Nacho, De Gea, Illarra, Thiago, Carvajal…), el de Dinamarca en 2011 (Azpilicueta, Parejo, Javi Martínez, Mata, Ander Herrera…) o aquel de Rumanía en 1998 (Guti, Valerón, Angulo, Míchel Salgado…), este equipo de Polonia 2017 ha captado la atención del aficionado en ese mes de esparcimiento y desconexión futbolística que siempre sigue a la conclusión de cada temporada. Pero a diferencia de aquellos equipos, campeones continentales de sus respectivas citas, este que hoy dirige Albert Celades es ya una realidad y una suma de individualidades perfectamente asentadas. Espera la final del próximo viernes frente a Alemania. Espera la dedicatoria especial, cumpliendo así la promesa, para Yeray Álvarez. Espera la gloria para un grupo que está ya preparado para todo lo que esté por venir.

Porteros

Porteros. Guardametas, arqueros, guardarredes, cancerberos o, la muy sonora y sudamericana, goleros. Gente rara. Gente que vive de destrozar los sueños ajenos, de impedir hazañas y de frustrar cualquier intento de alcanzar la gloria. Seres solitarios, que disfrutan en la soledad y el silencio y se enervan entre las multitudes y los focos. La atención siempre lo más alejada posible de su figura, y gracias.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
El portero es un personaje tan extraño dentro de un campo de fútbol que no viste camiseta, como el resto. El portero viste jersey. Discreto y sobrio o estrambótico y chillón, pero jersey. Antes de que las marcas deportivas decidiesen uniformar a los porteros de sus equipos y estandarizarlos a todos vistiéndolos con un mismo patrón, el diseño y el colorido del jersey de un determinado guardameta te ayudaba a saber un poco más sobre su personalidad y su estilo bajo los palos. El habitual azul cielo de Oliver Kahn chocaba frontalmente con los disparatados diseños de muchos porteros sudamericanos. Algún motivo, más allá del meramente estilístico, habría.

El portero parece que no es amigo de nadie, ni siquiera de sus propios compañeros. Si tiene que echarte una bronca con la que te haga temblar hasta los calzoncillos te la va a echar. No hay miramientos, no hay condescendencia si le dejas vendido a su suerte. Curiosamente, la posición en la que más destacan las individualidades y las actuaciones personalísimas es la que más firme se aferra al sentido de la colectividad del juego. Pero en realidad, por mucho que la historia siempre termine dibujándolo como un ogro, tener un amigo portero es tener un tesoro. Un preciado salvoconducto gracias al cual te libras de colocarte bajo palos en las pachangas de los jueves. Ahí está él, dispuesto a aburrirse, dispuesto a no tocar el balón, dispuesto incluso a jugarse el físico si es necesario, y no hay ni que convencerle. Lo hace encantado, ante el asombro y el estupor de todos las ‘personas normales’ que forman el resto del equipo.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Muy especial tiene que ser un guardameta para acabar siendo ídolo de infantes. En mis tiempos, Arconada. Actualmente, Casillas. Lo siento pero no me salen más. Los niños no quieren ser porteros porque los porteros no ganan balones de oro y, salvo que estén en el foco de una campaña mediática, no ocupan portadas ni noticieros. Porque casi nunca se habla de lo que acertó un portero, sino de lo que falló un delantero. Todo por demonizarlos un poco más. Por hacerlos más raros de lo que ya son. Quizá tú, que estás leyendo esto, seas uno de ellos. Seguro que sabes bien de lo que te estoy hablando.

En el inmenso catálogo de Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol, puedes encontrar cerca de mil quinientos modelos diferentes de jerseys de portero de todo el mundo.

Enfrentar al Madrid en su Tierra parte 17

Si el Madrid no fuera el Madrid, el partido de ayer es empate o derrota blanca. Pero tienen esa mezcla de corazón, fe, esfuerzo e ilusión por esta competición, que son capaces, en los últimos momentos del partido, de que cada uno de sus jugadores ofrezca el máximo de si mismos. Y luchar contra eso es algo exageradamente complicado. Por eso a los blancos les está costando tantísimo ganar Ligas en la era de Leo Messi. 
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
En líneas generales el PSG no me decepcionó. Competir contra un Madrid que se lo está jugando todo a una baza no es nada sencillo, y con todo y con eso, en general, presentaron una imagen poderosa con lagunas puntuales. Errores que les penalizaron brutalmente, como suele ocurrir en la Champions League. La actuación de Lo Celso es el paradigma. 

Neymar y Mbappé generaron terror y Rabiot hizo un partidazo descomunal, al igual que el incombustible Alves. Desde luego que Di María tenía que haber entrado por el brasileño en la última parte del partido pero creo que habría servido de poco, ya que el Madrid ya había apretado el “botón de la Champions”. 

El factor suerte también estuvo ahí, pero ese es un intangible muy abstracto que la mayoría de las veces no me convence en absoluto. 
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
La vuelta la preveo muy intensa. Me da la sensación de que los parisinos sienten que ahora tienen “algo” menos que perder y eso se puede traducir en mayor ligereza de piernas y frescura para atacar. Y eso es muy peligroso, teniendo lo que tienen… Además el Madrid, a pesar de ese “botón Champions” no me da la impresión de años atrás de tener esa pegada tan brutal, sobre todo a balón parado. El año pasado recuerdo en San Paolo ante el Napoli. 1-0 y los italianos atacando. De repente dos corners consecutivos para los blancos. 1-2. Eso este año no lo tienen. Les cuesta más, bastante más y por ahí puede haber hueco para los franceses. 
Yo creo que el partido de ayer tiene dos nombres propios, precisamente por su ausencias en el campo (uno lesionado, otro partiendo desde el banquillo)Motta y Bale. 
Emery pecó de valiente, quizás condicionado por su falta de atrevimiento en la temporada pasada, y la falta del italiano, que su ausencia rompe todo el equilibrio del equipo francés. 
Zidane anoche tuvo una decisión de entrenador,estratega,dejó de lado su amor incondicional por la BBC, y puso los cimientos para ganar esta eliminatoria. 
En resumen… Creo que con Motta y Bale en los 11 iníciales.. El resultado habría sido otro,quizás..
Para catalogar como bueno el partido de un jugador, no solo hay que hacerlo desde un punto de vista individual, sino tambien colectivo. Me refiero a esto porque he visto muchas opiniones que argumentan el buen partido de Varane ayer, pero la verdad es que la descoordinación de la línea defensiva del Madrid ayer fue tremenda, como viene siendo habitual durante toda la temporada. solo hay que ver la facilidad con la que el PSG encontró espacio a su espalda, siempre por una mala colocación de lo que debe ser una línea coordinada que proteja el espacio a la espalda mediante el fuera de juego. Ayer el RM concedió bastantes jugadas por una mala colocación defensiva, muy deficiente tanto Varane como Ramos en ese aspecto. Por ello, aunque haya estado bien las algunas facetas, no podemos decir, en mi opinión, que el partido de Varane ayer fuera bueno.